Para conocer nuestras fundas para moto pincha sobre el enlace hemos cambiado de direccion 

www.fundasparamoto.com

 

617486537 Jorge Mora telefono de informacio Pincha aquí y Envíanos un mensaje de WhatsApp

Si nos has visitado desde un movil o tienes instalado whatsapp en tu ordenador

 

Motolavado.com Abanderado por TOTAL

PAGOS

ARTÍCULOS DE OCASIÓN

COCHES DE OCASIÓN

MOTOS DE OCASIÓN

pisos de ocasion

FUNDAS cubre MOTOS
catalogo fundas moto
fundas cubre coches
PRODUCTOS DE LIMPIEZA MOTO
DESENGRASANTE FLOJO
QUITA ROZADURAS
 quita marcas de aluminio
DESENGRASANTE FUERTE
REGENERADOR DE PLÁSTICOS
ENGRASA CADENAS
homologaciones ingenieros
ASESORIA JURIDICA
Parking
GESTORIA
SERVICIO DE FOTOGRAFÍAS
PAGOS Y INGRESOS

ABOGADOS DE CONFIANZA

La creencia mas extendida en cuanto a los abogados es que son carísimos y que intentan sacarnos hasta los ojos, por ello muchas veces confiamos en los abogados de los seguros o simplemente dejamos que nuestros derechos sean pisoteados, por temor a que sea peor el remedio que la enfermedad. Bueno la verdad es que nosotros pensábamos igual. Pero eso no siempre tiene que ser así,  por ello hemos mantenido conversaciones con los despachos de abogados, y hemos conseguido el siguiente acuerdo:

El despacho que aquí os proponemos cuenta con experiencia y honrradez con esto creo que esta dicho todo, profesionalidad, contactos, eficacia, experiencia, precisión en su trabajo,etc. Temas que tienen mucho que ver, para perder o ganar un juicio y Que motolavado.com a conseguido poner a vuestra disposición.

 

 Sea el caso que sea, la consulta y el estudio del caso te costara 60 euros, después pueden pasar tres cosas:  

1ª Que el caso sea lo suficiente interesante para el abogado y que sin ningún gasto para ti te lo lleven a comisión.  

2ª Que el caso este tari mari, y te expliquen los pro y los contra de meterte en el ajo, pero en este caso te tocara pagar a ti los gastos. ( tu tendrás la decisión, pero tendrás la opinión de un despacho de primera línea.)  

3ª Que lo tengas tan crudo, que te aconsejen  que no muevas un dedo si no quieres acabar calentito. ( De momento te ahorraras que te pille un desalmado por hay y te saque hasta él ultimo duro, sin que en realidad valga para nada, seguro que conocerás mas de uno que le  ha pasado.)  

 

NOSOTROS QUE GANAMOS

 

 Conseguiremos mas visitas y nos llevaremos un pequeño porcentaje de un 0.50 % de los casos que se ganen que nos pagareis vosotros.

Por ejemplo: Si el abogado consigue una indemnización de 6000 €, nos tendríais que pagar 30€.

 

COMO LO HARÍAMOS

Si sois de Elche, alrededores, CLIENTES O AMIGOS,  nosotros te podemos acompañar en la primera visita para romper el hielo, llamar al teléfono de Jorge Mora al 617486537, para que os diga los pasos a seguir.

 

Si por el contrario sois de fuera de Elche, el tema es también muy sencillo, os lo vamos a explicar en unas pocas líneas.

 

1º Enviarnos un whatsapp con nombre y 1º apellidos, explícanos tu caso, cuéntanos a grandes rasgos de que se trata, simplemente es para que el despacho pueda asignarte un abogado especializado en tu problema, para que te llame, cuando se ponga en contacto con tigo simplemente te pedirá que tipo de documento debes de traer en la consulta, para poder estudiar tu caso con detenimiento, y concertara hora y fecha de la entrevista, tranquilos son gente sana, y te intentaran tratar de tu a tu,. Tras esa entrevista tu decidirás si te interesa que te representen o no, podrás conocer el despacho, el abogado y solicitar informes sobre él, si lo crees conveniente, eso si cuándo vengas tráete 60 euros.  

 

No suele haber retrasos de mas de cinco días  si ocurriera y no recibes respuesta, llama a nuestro responsable de Internet  ( Jorge Mora al 617486537) por si hubiera habido algún problema.

 

Aclaración

Nos llamáis preguntándonos por diferentes temas, como si nos pueden llevar un divorcio, un accidente de trafico, redactar un contrato, accidente laboral, etc. No tengáis problema en comentarnos vuestro caso qué no os van a comer, aunque Jorge Mora estará encantado de solventar cualquier duda, no es abogado y por lo tanto esta limitado en las respuestas que os puede dar.

Gracias por confiar en nosotros.

Nota: Si tenéis algún problema con esta o alguna de las Empresas recomendadas por motolavado.com, comunicádselo a nuestro responsable de Internet Jorge Mora para penalizar o retirar la Empresa de nuestra pagina Web. Recordar que la union hace la fuerza si nos engañan perderan muchos clientes y no uno.

 

 
 

Informaciones interesantes sobre este tema

El divorcio es una causa de disolución del matrimonio. En la mayoría de los países, el matrimonio es una unión entre dos o más personas con un reconocimiento social, cultural y jurídico, que tiene por fin proporcionar un marco de protección mutua o de protección de la descendencia. En ocasiones los cónyuges (o uno de ellos) pueden desear deshacer el vínculo matrimonial, lo cual se lleva a cabo, si en la legislación está permitido, a través de la figura del divorcio.

En algunos ordenamientos jurídicos el divorcio no está permitido, entendiendo que el matrimonio no puede disolverse por la mera voluntad de las partes.

Historia

La institución del divorcio es casi tan antigua como la del matrimonio, si bien muchas culturas no lo admitían por cuestiones religiosas, sociales o económicas.

La mayoría de las civilizaciones que regulaban la institución del matrimonio nunca la consideraron indisoluble, y su ruptura generalmente era solicitada por los hombres. Aunque en algunas de ellas, el nacimiento de un hijo le otorgaba al vínculo el carácter de indisoluble.

Generalmente, el motivo más común de divorcio era el adulterio, aunque en muchas sociedades antiguas también era motivo de muerte, como en la antigua Babilonia, donde el divorcio podía ser pedido por cualquiera de los cónyuges, pero el adulterio de las mujeres era penado con la muerte.

Los celtas practicaban la endogamia (matrimonio de personas de ascendencia común o naturales de una pequeña localidad o comarca), excepto los nobles que solían tener más de una esposa. Era habitual la práctica de contraer matrimonio por un período establecido de tiempo, tras el cual los contrayentes eran libres, pero también era habitual el divorcio.

En América, los Aztecas sólo podían tener una esposa y se la denominaba Cihuatlantli, y sólo podía tener un número determinado de concubinas, sólo la cantidad que pudiera mantener. En este contexto, no desconocían el divorcio, pero debía lograrse por sentencia judicial, que los habilitaba para contraer nuevamente matrimonio.

Los hombres hebreos, en cambio, podían repudiar a sus esposas sin necesidad de argumentar la causa de tal actitud. También existía el divorcio por mutuo disenso, pero las razones de las mujeres eran sometidas a un análisis más riguroso que las del hombre.

También en la antigua Grecia existía el divorcio por mutuo disenso y la repudiación, pero el hombre debía restituir la dote a la familia de la mujer en caso de separación.

En Roma no se tenía el divorcio sino hasta el siglo II adC y tuvo similares características que en Grecia, aunque las mujeres que eran ricas por herencia de su padre y descontentas con sus esposos, solían abandonarlos y divorciarse de ellos sin mayores inconvenientes.

En los inicios del cristianismo, el divorcio era admitido, pero con el tiempo la iglesia lo fue prohibiendo. A partir del siglo X, eran los tribunales eclesiásticos quienes tramitaban los divorcios, no sin grandes disputas de distintos sectores de la iglesia cristiana. A partir del Concilio de Trento, en 1563, se impuso la teoría del carácter indisoluble del vínculo, aunque se admitió la separación de cuerpos.

Sin embargo, la Reforma de Lutero, admitió el divorcio aunque únicamente en casos muy graves. Esta reforma, incluso provocó que Inglaterra abrazara la misma debido a que su rey, Enrique VIII deseaba divorciarse de su esposa, Catalina, y la Iglesia de Roma no se lo permitía.

En España el Fuero Juzgo lo admitía en casos de sodomía del marido, inducción a la prostitución de la mujer y adulterio de esta. Posteriormente Las Siete Partidas lo prohibieron.

Italia en 1970 y España en 1980 fueron algunos de los últimos países europeos en aprobarlo definitivamente.

En 1796, Francia incorporó la ruptura del vínculo matrimonial en la ley promulgada el 20 de noviembre, que sirvió de antecedente a muchas de las legislaciones vigentes.

El divorcio ha causado grandes polémicas en los países mayoritariamente católicos, pues la Iglesia Católica no considera posible el divorcio de las personas.

Tramitación

El divorcio se tramita ante un tribunal civil o de familia y la petición puede ser presentada por uno de los cónyuges o por ambos de común acuerdo. En este juicio se obtiene el estado de divorciado, no ya de soltero, y se queda habilitado para un nuevo matrimonio civil, incluso con la misma persona de la que se divorciara. La disolución del matrimonio lleva aparejada también otras cuestiones como las que tienen que ver con el régimen patrimonial del matrimonio. Si hubo comunidad de bienes, generalmente se dividen los bienes materiales en partes iguales, aunque de común acuerdo pueden dividirse en otros porcentajes.

En la mayoría de las legislaciones, el capital obtenido durante el matrimonio pertenece por igual a ambos cónyuges, no así los bienes provenientes de herencias que pertenecen enteramente al cónyuge que los recibiera. Sin embargo en algunas legislaciones se permite las capitulaciones matrimonial o acuerdos prenupciales donde los cónyuges pueden determinar todo tipo de cuestiones inherentes a los bienes anteriores al matrimonio y también a los obtenidos con posterioridad, inclusive hasta se suelen establecer indemnizaciones ante una eventual ruptura del vínculo que los unía.

En el caso que la pareja hubiera concebido hijos, se establecen los regímenes de visita de uno de los cónyuges y las obligaciones pecuniarias de manutención que correspondan a cada uno, hasta tanto los hijos cumplan la mayoría de edad, que –según la legislación de cada país- puede ser a los 18 o a los 21 años, momento en el cual los cónyuges dejan de tener la obligación legal de mantenerlos económicamente. Esta obligación, en muchos casos, no se extingue si el hijo tiene algún padecimiento que le impidiera mantenerse por sos propios medios o necesita la manutención para proseguir con sus estudios. Por el contrario, puede extinguirse antes de las edades mencionadas si el menor fuera emancipado por sus padres.

Causas

Las causales de divorcio pueden ser muchas, pero en la mayoría de los casos se trata de problemas de convivencia de los integrantes de la pareja, ya sea por la relación entre ellos o por factores externos a la pareja. Según la legislación de cada país, es causa de divorcio el mutuo disenso; la bigamia; el adulterio; el delito de un cónyuge contra otro; la enfermedad física o mental, que ponga en riesgo la vida del otro cónyuge; la violación de los deberes inherentes al matrimonio; injurias graves; abandono malicioso; etc.

TEXTO SACADO DE WIKIPEDIA.ORG.

Cómo afrontar el primer divorcio

Cada vez son más las parejas que deciden romper su relación después de un tiempo de malas experiencias. A menudo no es tan traumática la separación como más tarde el divorcio.


Aunque la separación supone una ruptura de la relación, siempre puede haber marcha atrás y esa esperanza se mantiene durante largos periodos de tiempo.
Tarde o temprano llega el divorcio legal y hay que firmar los papeles, es el momento de enfrentarse a una situación que en muchos casos se ha dejado aparcada y sin solución.
Aparecerán muchas dudas al respecto y se sufrirá un duelo por la pérdida de esa relación o de esa pareja. Hasta que no se elabora este duelo no se superará la ruptura al 100 %.


A pesar de que muchas parejas rehacen sus vidas en el tiempo en el que esperan el divorcio legal, el momento de la firma de papeles remueve muchas experiencias y recuerdos y resultará duro para ambas partes, más aún si es un divorcio sin acuerdo y uno de los miembros no desea la separación.
Será el sufridor y ejercerá el papel de victima lo cual le aportará una negatividad y una actitud poco resolutiva a la hora de encauzar su nueva vida.


Fases de la separación
En el supuesto de que con la separación física no se hubiera elaborado el duelo y de que se mantengan esperanzas de reconciliación, cuando llega el divorcio, la persona va a pasar por una serie de fases que le ayudarán a superar este trance.

Aunque los primeros momentos serán malos, son necesarios para poder analizar bien la situación y poder seguir adelante con su vida.
En los primeros días antes o después de la firma de papeles, se vivirá en gran medida toda la parte emocional, llanto , pena, preocupación, preguntas sobre el porqué de la situación, rememoración de momentos pasados, culpabilidades,etc.
Una vez superada esta primera fase se comienza una segunda etapa en la que la persona empieza a aceptar lo sucedido y poco a poco se va acondicionando a su nueva situación; aquí entrarán en escena nuevas preocupaciones tales como las pérdidas económicas, materiales, de propiedades...
Muchas personas aceptan sin luchar los pormenores de la separación, perdiendo así gran parte de sus derechos.
Esto se debe a que toman decisiones en un momento poco adecuado.
Cuando pasamos por una etapa altamente emocional y estamos deprimidos , angustiados, etc, es mejor no tomar decisiones porque podemos equivocarnos, nuestra culpabilidad o nuestra responsabilidad nos hará tomar decisiones erróneas de las que nos arrepentiremos más adelante cuando todo haya pasado.
Casos como perder un piso por no pelear con el ex.-marido o por sentirse culpable por una infidelidad, hace que luego la persona se encuentre en una situación inferior, sin un sitio donde vivir y sin el dinero que le corresponde por la venta de su anterior piso.



 
Si las cosas surgen muy precipitadamente y no te encuentras con ánimo de tomar decisiones, busca ayuda y asesórate con un profesional que te ayudará a buscar la parte más beneficiosa para ti.
No estará involucrado emocionalmente y podrá luchar mejor por tus intereses y propiedades.

 


Una vez superada esta etapa la persona comienza a sentirse mejor y estará preparada para reorganizarse de nuevo.
Tiene que darse cuenta que inicia una nueva vida en solitario y que los remordimientos, resentimientos, odios, miedos e inseguridades solo le servirán para paralizarse Ahora llega el momento de la reorganización y estaremos en el camino de la recuperación. Es la tercera fase del duelo.
Tienes que organizarte económicamente, socialmente y en tiempo de ocio.
Reinicia alguna actividad nueva que te aporte bienestar , algo que sabes que nunca hubieras hecho con tu pareja, así podrás sentirlo como algo bueno que has sacado de la ruptura.

 

Nueva pareja
Si ya tenías una nueva pareja, es el momento de plantearos nuevos objetivos en común, ya eres libre para hacer lo que te apetezca, date permiso para disfrutar y no dejes que los fantasmas del pasado te estropeen esta nueva oportunidad.
Podemos comenzar a estudiar, retomar aquello que tanto nos gustaba, iniciar actividades de ocio que nos permitan conocer gente nueva.
También es el momento de retomar antiguas amistades sin miedo.
La familia será un punto de apoyo , no te aísles y acude a fiestas y compromisos familiares, haz de tu ruptura algo natural y no intentes ocultarte, facilitaras así las críticas de los demás; dando la cara, valorarán tu fortaleza.
Elige quien merece la pena y quien no, no te dejes influenciar por comentarios de personas que, a pesar de ser familia, no saben nada de ti.


 

Ataques de culpabilidad
Las emociones más fáciles y comunes de sentir en esta situación son los ataques de culpabilidad o responsabilidad ante lo sucedido.
Es muy común pasar noches enteras pensando qué es lo que hemos hecho mal, porqué nos salió mal, porqué hemos fracasado.
Echarnos la culpa de lo sucedido no soluciona tu situación, así es que deja de hacerlo, sentirse culpable no sirve para nada, incluso cuando lo seamos.
La culpabilidad es un sentimiento que paraliza a la persona y que no la deja evolucionar en su duelo y pasar página.
Intenta centrarte en tus nuevos objetivos e ideales y deja de lado remordimientos y culpabilidades, será la única forma de estar bien contigo misma. Ten en cuenta que una pareja se rompe porque los dos se han equivocado en algo.
A veces el rol de victima nos hace creer que es el otro el que nos abandona y el que se equivoca, así seguiremos llorando porque él no cambia eternamente.
Echar la culpa a los demás tampoco nos ayudará. Tu función ahora es aceptar tu nueva situación y vivir con ella todo lo feliz que puedas.


Inicia una nueva etapa
Una vez que pasan estos primeros momentos de confusión y miedo, estaremos preparados para iniciar una vida nueva con todo lo que ello conlleva.
Aquí, cabe la posibilidad de conocer a alguien nuevo que pueda ser una futura pareja. Esta nueva experiencia puede hacerte sentir insegura de nuevo, pero es normal, ante una ruptura y un fracaso, tienes miedo a volverlo a repetir.
Lo mejor que puedes hacer antes de embarcarte en una nueva relación es afianzar tu autoestima y la confianza en ti misma.
Valora tus puntos débiles y los errores cometidos anteriormente y ocúpate de trabajarlos para no volverlo a repetir.
Así estarás preparada para iniciar una nueva relación desde cero y con positivismo.
No dejes que tus emociones queden ancladas en el pasado y evita frases como “es lo mejor que he tenido”, “que haré ahora sin él” “sola no saldré adelante”.
Todas son frases negativas y denotan la dependencia que tenías de tu pareja. Pero ¿quien te dice a ti que no hay alguien mejor por ahí esperándote?, ¿ o que sola no estarás mejor, más liberada?

TEXTO SACADO DE http://mujer.terra.es

Elegir de antemano el régimen económico del matrimonio puede ahorrar dinero y problemas en caso de separación o divorcio

 La institución del matrimonio se encuentra en crisis en nuestro país. Como muestra de que esta afirmación no es exagerada, basta con reparar en un dato concluyente: según el Instituto Nacional de Estadística, el número de separaciones y divorcios crece en España a un ritmo tres veces superior al de bodas. El propio Instituto de Política Familiar lo corrobora y recoge en una reciente publicación que el número de matrimonios rotos al año ha crecido un 72% en la última década.

La ruptura de una pareja afecta a muchas personas - a los propios cónyuges y sus hijos, a sus familiares y amistades- y de muy distintas maneras. No hay que olvidar que aunque para los contrayentes y su familia el fundamento de una boda es el amor, a efectos de la sociedad un matrimonio es un contrato legal, con sus cláusulas -en este caso llamadas capitulaciones- y sus posteriores consecuencias en caso de ruptura. Entre ellas, y dejando a un lado aspectos de índole emocional y psicológica, la separación y el divorcio obligan a los ex cónyuges a adoptar una serie de medidas económicas para atender al cuidado, custodia y alimentos de los hijos, proteger y compensar en términos económicos al cónyuge más desfavorecido por la separación o divorcio, determinar a quien corresponde el uso de la vivienda familiar, adjudicarse préstamos o deudas pendientes del matrimonio y dar fin al régimen económico matrimonial.

Las medidas a adoptar difieren según el régimen económico por el que un matrimonio se rige. De acuerdo con nuestro Código Civil, hay tres regímenes económicos matrimoniales: de participación, de separación de bienes y de gananciales. Precisamente este último es el que se aplica por defecto en los casamientos salvo que los contrayentes acuerden optar por cualquiera de los otros dos regímenes. En ese caso, es preciso acudir a la notaría para otorgar capitulaciones matrimoniales mediante escrituras.

Régimen económico Definición Qué bienes implica
Gananciales Son bienes comunes del matrimonio las ganancias o beneficios obtenidos durante el matrimonio indistintamente por cualquiera de los cónyuges. Los obtenidos por el trabajo o industria
Rentas e intereses, y frutos, de los bienes gananciales y de los privativos.
Los adquiridos a título oneroso a costa del dinero común.
Las empresas y establecimientos fundados durante el matrimonio por cualquiera de los cónyuges a expensas de los bienes comunes. Las ganancias obtenidas por el juego.
Separación de bienes Cada miembro del matrimonio es propietario de sus bienes y puede actuar con total independencia, administrándolos y disponiendo de ellos con total libertad. La única obligación es contribuir a las cargas del matrimonio en proporción a los recursos de cada uno. En las capitulaciones matrimoniales se puede pactar el modo en que se contribuirá a las cargas del matrimonio, por ejemplo, señalando porcentajes. En defecto de convenio al respecto, los conyuges contribuiran proporcionalmente a sus respectivos recursos economicos.
Participación Régimen muy poco utilizado en España. Cada cónyuge tiene derecho a participar en las ganancias que el otro obtiene, pero a cada uno le corresponde la administración y disfrute de sus propios bienes. Durante el matrimonio, cada bien o recurso pertenece de forma privativa a cada uno de los cónyuges, y sólo los beneficios de esos bienes pueden aportarse a la sociedad matrimonial.

 

Divorcio por infidelidad

Las relaciones extramatrimoniales no generan compensaciones económicas aunque sean la causa de un divorcio

La infidelidad es, en no pocas ocasiones, la causa de que muchas parejas atraviesen una situación difícil. Fatalmente vinculada a la desconfianza, la aventura extramatrimonial -una vez confesada o descubierta- suele dinamitar los cimientos en que se fundan las relaciones, llevándolas en muchos casos hasta la separación o el divorcio. Pero, aunque en el aspecto personal sea motivo de rencores y reproches, las pensiones compensatorias se deciden de acuerdo con otros factores entre los que no se incluye la infidelidad.

  • Autor: Carlos Astorelli | 
  • Fecha de publicación: 25 de septiembre de 2007
 

En España se producen alrededor de 140.000 divorcios anuales, según las cifras del Instituto de Política Familiar (IPF). Para los casos en que alguno de los cónyuges queda en situación económica disminuida a raíz de la ruptura matrimonial, la Ley establece la figura de la "pensión compensatoria". Ésta se determina teniendo en cuenta diversos factores como, por ejemplo, la posibilidad de reinserción en el mercado laboral. Pero son factores de índole económica, y conflictos como la infidelidad no otorgan derecho a quien la sufre de demandar pago alguno tras la separación. "Problemas como la infidelidad han quedado acotados a la órbita personal, sobre todo tras la reforma de 2005", según señala Álvaro Cilleos Torres, abogado especialista en Familia. Además de incorporar la rapidez en el proceso judicial, la llamada "Ley de Divorcio Exprés" eliminó la obligación de alegar causas justificantes para romper con el matrimonio. Así, para que la Justicia dé vía libre al divorcio legal basta con que lo solicite una de las partes, sin causas necesarias.

"Problemas como la infidelidad han quedado acotados a la órbita personal, sobre todo tras la reforma de 2005"

Pero antes de la reforma de 2005, aunque la infidelidad podía alegarse como causante de la necesidad de separarse, tampoco era evaluada en términos de culpabilidad ni generaba obligaciones de resarcimiento económico, según señala Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas. La especialista agrega que, de las causas posibles de separación, las que más tiene en cuenta el juez a la hora de dictar sentencia son las de violencia familiar debido a que hay una "necesidad de seguridad de por medio, y a que puede incidir en el establecimiento del régimen de visita de los hijos, entre otras cosas".

Causas de la pensión compensatoria

Para establecer la suma de dinero en concepto de compensación tras la separación, se tienen en cuenta factores como la edad y el estado de salud, la cualificación profesional de quien la demanda, las posibilidades de acceso a un empleo, la dedicación pasada y futura a la familia, la duración del matrimonio y los medios económicos en relación con las necesidades de ambos. Lo que persigue esta normativa es que alguno de los cónyuges, sea el hombre o la mujer, no quede desprotegido tras la separación.

Lo que persigue esta normativa es que alguno de los cónyuges, sea el hombre o la mujer, no quede desprotegido tras la separación

El derecho a recibir esta pensión es independiente del de la separación de bienes y de la pensión alimenticia para los hijos. Además, puede reclamarse conjuntamente con ésta aun en los casos en los que no haya hijos de por medio. Puede ser tanto de común acuerdo -pactada en el Convenio regulador en caso de separaciones consensuadas-, como dictada por intermediación de un juez en un litigio de divorcio. La suma es difícil de determinar, debido a que dependerá de los factores descritos, pero suele oscilar entre el 15% y el 40% del salario.

Periodicidad e impago

En lo relativo a la forma de pago de las pensiones compensatorias, el demandante debe ajustarse a la sentencia judicial. Generalmente, se ordena mediante el depósito en cuenta bancaria y se ajusta de manera anual conforme a la evolución del Índice de Precios al Consumo (IPC). La pensión no es necesariamente fija o de por vida, y se determinará en el Juzgado según la situación de cada pareja; puede extinguirse antes del plazo señalado si el desequilibrio económico entre los ex cónyuges deja de existir. Y también cesa la obligación de pagarla si el beneficiario se une a otra persona de hecho o en matrimonio.

La pensión no es necesariamente fija o de por vida y se determinará en el Juzgado según la situación de cada pareja

En caso de impago, se puede acudir al juzgado para solicitar el embargo de la nómina del cónyuge obligado a pagar. Este incumplimiento es más frecuente de lo que podría suponerse. Así, aunque en el 10% de los divorcios se dictan resoluciones con pensiones compensatorias, el 80% de las personas que trabajan de manera independiente incumple los pagos, y el 67% de quienes trabajan en relación de dependencia tienen la nómina embargada por el mismo motivo.

TEXTO SACADO DE http://www.consumer.es

Don Juan Carlos I,
Rey de España.

A todos los que la presente vieren y entendieren, sabed:
Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente Ley:

Artículo Primero.

El Título IV del libro primero del Código Civil quedará redactado de la siguiente forma:

Título IV. Del matrimonio.

Capítulo primero. De la promesa de matrimonio.

Artículo 42.

La promesa de matrimonio no produce obligación de contraerlo ni de cumplir lo que se hubiere estipulado para el supuesto de su no celebración.

No se admitirá a trámite la demanda en que se pretenda su cumplimiento

Artículo 43.

El incumplimiento sin causa de la promesa cierta de matrimonio hecha por persona mayor de edad o por menor emancipado solo producirá la obligación de resarcir a la otra parte de los gastos hechos y las obligaciones contraídas en consideración al matrimonio prometido.

Esta acción caducará al año contado desde el día de la negativa a la celebración del matrimonio.

Capítulo II. De los requisitos del matrimonio

Artículo 44.

El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio conforme a las disposiciones de este Código.

Artículo 45.

No hay matrimonio sin consentimiento matrimonial.

La condición, término o modo del consentimiento se tendrá por no puesta.

Artículo 46.

No pueden contraer matrimonio:

  1. Los menores de edad no emancipados.
  2. Los que estén ligados con vínculo matrimonial.

Artículo 47.

Tampoco pueden contraer matrimonio entre sí:

  1. Los parientes en línea recta por consanguinidad o adopción.
  2. Los colaterales por consanguinidad hasta el tercer grado.
  3. Los condenados como autores o cómplices de la muerte dolosa del cónyuge de cualquiera de ellos.

Artículo 48.

El Ministro de Justicia puede dispensar, a instancia de parte, el impedimento de muerte dolosa del cónyuge anterior.

El juez de primera instancia podrá dispensar con justa causa y a instancia de parte, los impedimentos del grado tercero entre colaterales y de edad a partir de los catorce años, en los que expedientes de dispensa de edad deberán ser oídos el menor y sus padres o guardadores.

La dispensa ulterior convalida, desde su celebración, el matrimonio cuya nulidad no haya sido instada judicialmente por alguna de las partes.

Capítulo III. De la forma de celebración del matrimonio.

Sección I. Disposiciones generales.

Artículo 49.

Cualquier español podrá contraer matrimonio dentro o fuera de España:

  1. Ante el juez o funcionario señalado por este Código.
  2. En la forma religiosa legalmente prevista.

También podrá contraer matrimonio fuera de España con arreglo a la forma establecida por la ley del lugar de celebración.

Artículo 50.

Si ambos contrayentes son extranjeros, podrá celebrarse el matrimonio en España con arreglo a la forma prescrita para los españoles o cumpliendo la establecida por la ley personal de cualquiera de ellos.

Sección II. De la celebración ante el juez o funcionario que haga sus veces.

Artículo 51.

Será competente para autorizar el matrimonio:

  1. El Juez encargado del Registro Civil y el Alcalde del municipio donde se celebre el matrimonio o concejal en quien éste delegue.
  2. En los municipios en que no resida dicho Juez, el delegado designado reglamentariamente.
  3. El funcionario diplomático o consular encargado del Registro Civil en el extranjero.

Artículo 52.

Podrá autorizar el matrimonio del que se halle en peligro de muerte:

  1. El Juez encargado del Registro Civil, el delegado o el Alcalde, aunque los contrayentes no residan en la circunscripción respectiva.
  2. En defecto del Juez, y respecto de los militares en campaña, el Oficial o Jefe superior inmediato.
  3. Respecto de los matrimonios que se celebren a bordo de nave o aeronave, el Capitán o Comandante de la misma.

Este matrimonio no requerirá para su autorización la previa formación de expediente, pero sí la presencia, en su celebración, de dos testigos mayores de edad, salvo imposibilidad acreditada

Artículo 53.

La validez del matrimonio no quedará afectada por la incompetencia o falta de nombramiento legítimo del Juez, Alcalde o funcionario que lo autorice, siempre que al menos uno de los cónyuges hubiera procedido de buena fe y aquéllos ejercieran sus funciones públicamente.

Artículo 54.

Cuando concurra causa grave suficientemente probada el Ministro de Justicia podrá autorizar el matrimonio secreto. En este caso, el expediente se tramitará reservadamente, sin la publicación de edictos o proclamas.

Artículo 55.

Podrá autorizarse en el expediente matrimonial que el contrayente que no resida en el distrito o demarcación del Juez, Alcalde o funcionario autorizante celebre el matrimonio por apoderado a quien haya concedido poder especial en forma auténtica, pero siempre será necesaria la asistencia personal del otro contrayente.

En el poder se determinará la persona con quien ha de celebrarse el matrimonio, con expresión de las circunstancias personales precisas para establecer su identidad.

El poder se extinguirá por la revocación del poderdante, por la renuncia del apoderado o por la muerte de cualquiera de ellos. En caso de revocación por el poderdante bastará su manifestación en forma auténtica antes de la celebración del matrimonio. La revocación se notificará de inmediato al Juez, Alcalde o funcionario autorizante.

Artículo 56.

Quienes deseen contraer matrimonio acreditarán previamente, en expediente tramitado conforme a la legislación del Registro Civil, que reúnen los requisitos de capacidad establecidos en este Código.

Si alguno de los contrayentes estuviere afectado por deficiencias o anomalías psíquicas, se exigirá dictamen médico sobre su aptitud para prestar el consentimiento

Artículo 57.

El matrimonio deberá celebrarse ante el Juez, Alcalde o funcionario correspondiente al domicilio de cualquiera de los contrayentes y dos testigos mayores de edad.

La prestación del consentimiento podrá también realizarse, por delegación del instructor del expediente, bien a petición de los contrayentes o bien de oficio, ante Juez, Alcalde o funcionario de otra población distinta.

Artículo 58.

El Juez, Alcalde o funcionario, después de leídos los artículos 66, 67 y 68, preguntará a cada uno de los contrayentes si consienten en contraer matrimonio con el otro y si efectivamente lo contraen en dicho acto y, respondiendo ambos afirmativamente, declarará que los mismos quedan unidos en matrimonio y extenderá la inscripción o el acta correspondiente.

Artículo 59.

El consentimiento matrimonial podrá prestarse en la forma prevista por una confesión religiosa inscrita, en los términos acordados con el Estado o, en su defecto, autorizados por la legislación de éste.

Artículo 60.

El matrimonio celebrado según las normas del Derecho canónico o en cualquiera de las formas religiosas previstas en el artículo anterior produce efectos civiles. Para el pleno reconocimiento de los mismos se estará a lo dispuesto en el capítulo siguiente.

Capítulo IV. De la inscripción del matrimonio en el Registro Civil.

Artículo 61.

El matrimonio produce efectos civiles desde su celebración. Para el pleno reconocimiento de los mismos será necesaria su inscripción en el Registro Civil.

El matrimonio no inscrito no perjudicará los derechos adquiridos de buena fe por terceras personas.

Artículo 62.

El Juez, Alcalde o funcionario ante quien se celebre el matrimonio extenderá, inmediatamente después de celebrado, la inscripción o el acta correspondiente con su firma y la de los contrayentes y testigos.

Asimismo, practicada la inscripción o extendida el acta, el Juez, Alcalde o funcionario entregará a cada uno de los contrayentes documento acreditativo de la celebración del matrimonio.

Artículo 63.

La inscripción del matrimonio celebrado en España en forma religiosa se practicará con la simple presentación de la certificación de la Iglesia o confesión respectiva, que habrá de expresar las circunstancias exigidas por la legislación del Registro Civil.

Se denegará la práctica del asiento cuando de los documentos presentados o de los asientos del Registro conste que el matrimonio reúne los requisitos que para su validez se exigen en este título.

Artículo 64.

Para el reconocimiento del matrimonio secreto basta inscripción en el libro especial del Registro Civil Central, pero no perjudicará los derechos adquiridos de buena fe por terceras personas sino desde su publicación en el Registro Civil ordinario.

Artículo 65.

Salvo lo dispuesto en el artículo 63, en todos los demás casos en que el matrimonio se hubiere celebrado sin haberse tramitado correspondiente expediente, el Juez o funcionario encargado del Registro, antes de practicar la inscripción, deberá comprobar si concurren los requisitos legales para su celebración.

Capítulo VI. De la nulidad del matrimonio.

Artículo 73.

Es nulo cualquiera que sea la forma de su celebración:

  1. El matrimonio celebrado sin consentimiento matrimonial.
  2. El matrimonio celebrado entre las personas a que se refieren los artículos 46 y 47, salvo los casos de dispensa conforme al artículo 48.
  3. El que se contraiga sin la intervención del Juez, Alcalde o funcionario ante quien deba celebrarse, o sin la de los testigos.
  4. El celebrado por error en la identidad de la persona del otro contrayente o en aquellas cualidades personales que, por su entidad, hubieren sido determinantes de la prestación del consentimiento.
  5. El contraído por coacción o miedo grave.

Artículo 74.

La acción para pedir la nulidad del matrimonio corresponde a los cónyuges, al Ministerio Fiscal y a cualquier persona que tenga interés directo y legítimo en ella salvo lo dispuesto en los artículos siguientes.

Artículo 75.

Si la causa de nulidad fuere la falta de edad, mientras el contrayente sea menor, sólo podrá ejercitar la acción cualquiera de sus padres, tutores o guardadores y, en todo caso, el Ministerio Fiscal.

Al llegar a la mayoría de edad sólo podrá ejercitar la acción el contrayente menor, salvo que los cónyuges hubieren vivido juntos durante un año después de alcanzada aquélla.

Artículo 76.

En los casos de error, coacción o miedo grave solamente podrá ejercitar la acción de nulidad el cónyuge que hubiera sufrido el vicio.

Caduca la acción y se convalida el matrimonio si los cónyuges hubieran vivido juntos durante un año después de desvanecido el error o de haber cesado la fuerza o la causa del miedo.

Artículo 77.

Suprimido.

Artículo 78.

El Juez no acordará la nulidad de un matrimonio por defecto de forma, si al menos uno de los cónyuges lo contrajo de buena fe salvo lo dispuesto en el número 3 del artículo 73.

Artículo 79.

La declaración de nulidad del matrimonio no invalidará los efectos ya producidos respecto de los hijos y del contrayente o contrayentes de buena fe.

La buena fe se presume.

Artículo 80.

Las resoluciones dictadas por los Tribunales eclesiásticos sobre nulidad de matrimonio canónico o las decisiones pontífices sobre matrimonio rato y no consumado tendrán eficacia en el ordenamiento civil, a solicitud de cualquiera de las partes, si se declaran ajustados al Derecho del Estado en resolución dictada por el Juez civil competente conforme a las condiciones a las que se refiere el artículo 954 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Capítulo VII. De la separación.

Artículo 81.

Se decretará judicialmente la separación, cualquiera que sea la forma de celebración del matrimonio:

  1. A petición de ambos cónyuges o de uno con el consentimiento del otro, una vez transcurrido el primer año del matrimonio. Deberá necesariamente acompañarse a la demanda la propuesta del convenio regulador de la separación conforme a los artículos 90 y 103 de este Código.
  2. A petición de uno de los cónyuges, cuando el otro esté incurso en causa legal de separación.

Artículo 82.

Son causas de separación:

  1. El abandono injustificado del hogar, la infidelidad conyugal, la conducta injuriosa o vejatoria y cualquier otra violación grave o reiterada de los deberes conyugales.

    No podrá invocarse como causa la infidelidad conyugal si existe previa separación de hecho libremente consentida por ambos o impuesta por el que la alegue.

  2. Cualquier violación grave o reiterada de los deberes respecto de los hijos comunes o respecto de los de cualquiera de los cónyuges que convivan en el hogar familiar.
  3. La condena a pena de privación de libertad por tiempo superior a seis años.
  4. El alcoholismo, la toxicomanía o las perturbaciones mentales, siempre que el interés del otro cónyuge o el de la familia exijan la suspensión de la convivencia.
  5. El cese efectivo de la convivencia conyugal durante seis meses libremente consentido. Se entenderá libremente prestado este consentimiento cuando un cónyuge requiriese fehacientemente al otro para prestarlo, apercibiéndole expresamente de las consecuencias de ello, y éste no mostrase su voluntad en contra por cualquier medio admitido en derecho o pidiese la separación o las medidas provisionales a que se refiere el artículo 103, en el plazo de seis meses a partir del citado requerimiento.
  6. El cese efectivo de la convivencia conyugal durante el plazo de tres años.
  7. Cualquiera de las causas de divorcio en los términos previstos en los números 3, 4 y 5 del artículo 86.

Artículo 83.

La sentencia de separación produce la suspensión de la vida común de los casados y cesa la posibilidad de vincular bienes del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica.

Artículo 84.

La reconciliación pone término al procedimiento de separación y deja sin efecto ulterior lo en él resuelto, pero los cónyuges deberán poner aquélla en conocimiento del Juez que entienda o haya entendido en el litigio.

Ello no obstante, mediante resolución judicial, serán mantenidas o modificadas las medidas adoptadas en relación a los hijos, cuando exista causa que lo justifique.

Capítulo VIII. De la disolución del matrimonio.

Artículo 85.

El matrimonio se disuelve, sea cual fuere la forma y el tiempo de su celebración, por la muerte o la declaración de fallecimiento de uno de los cónyuges y por el divorcio.

Artículo 86.

Son causas de divorcio:

  1. El cese efectivo de la convivencia conyugal durante, al menos, un año ininterrumpido desde la interposición de la demanda de separación formulada por ambos cónyuges o por uno de ellos con el consentimiento del otro, cuando aquélla se hubiera interpuesto una vez transcurrido un año desde la celebración del matrimonio.
  2. El cese efectivo de la convivencia conyugal durante, al menos. un año ininterrumpido desde la interposición de la demanda de separación personal, a petición del demandante o de quien hubiere formulado reconvención conforme a lo establecido en el artículo 82, una vez firme la resolución estimatoria de la demanda de separación o, si transcurrido el expresado plazo, no hubiera recaído resolución en la primera instancia.
  3. El cese efectivo de la convivencia conyugal durante, al menos, dos años ininterrumpidos:
    1. Desde que se consienta libremente por ambos cónyuges la separación de hecho o desde la firmeza de la resolución judicial. o desde la declaración de ausencia legal de alguno de los cónyuges, a petición de cualquiera de ellos.
    2. Cuando quien pide el divorcio acredite que, al iniciarse la separación de hecho, el otro estaba incurso en causa de separación.
  4. El cese efectivo de la convivencia conyugal durante el transcurso de, al menos, cinco años, a petición de cualquiera de los cónyuges.
  5. La condena en sentencia firme por atentar contra la vida del cónyuge, sus ascendientes o descendientes.

Cuando el divorcio sea solicitado por ambos o por uno con el consentimiento del otro, deberá necesariamente acompañarse a la demanda o al escrito inicial la propuesta convenio regulador de sus efectos, conforme a los artículos 90 y 103 de este Código.

Artículo 87.

El cese efectivo de la convivencia conyugal, a que se refieren los artículos 82 y 86 de este Código, es compatible con el mantenimiento o la reanudación temporal de la vida en el mismo domicilio, cuando ello obedezca en uno o en ambos cónyuges a la necesidad, al intento de reconciliación o al interés de los hijos y así sea acreditado por cualquier medio admitido en derecho en el proceso de separación o de divorcio correspondiente.

La interrupción de la convivencia no implicará el cese efectivo de la misma si obedece a motivos laborales, profesionales o a cualesquiera otros de naturaleza análoga.

Artículo 88.

La acción de divorcio se extingue por la muerte de cualquiera de los cónyuges y por su reconciliación, que deberá ser expresa cuando se produzca después de interpuesta la demanda.

La reconciliación posterior al divorcio no produce efectos legales, si bien los divorciados podrán contraer entre sí nuevo matrimonio.

Artículo 89.

La disolución del matrimonio por divorcio sólo podrá tener lugar por sentencia que así lo declare y producirá efectos a partir de su firmeza. No perjudicará a terceros de buena fe sino a partir de su inscripción en el Registro Civil.

Capítulo IX. De los efectos comunes a la nulidad, separación y divorcio.

Artículo 90.

El convenio regulador a que se refieren los artículos 81 y 86 de este Código deberá referirse, al menos, a los siguientes extremos:

  1. La determinación de la persona a cuyo cuidado hayan de quedar los hijos sujetos a la patria potestad de ambos, el ejercicio de ésta y el régimen de visitas, comunicación y estancia de los hijos con el progenitor que no viva con ellos.
  2. La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.
  3. La contribución a las cargas del matrimonio y alimentos, así como sus bases de actualización y garantías, en su caso.
  4. La liquidación, cuando proceda, del régimen económico del matrimonio.
  5. La pensión que, conforme al artículo 97, correspondiere satisfacer, en su caso, a uno de los cónyuges.

Los acuerdos de los cónyuges, adoptados para regular las consecuencias de la nulidad, separación o divorcio serán aprobados por el Juez, salvo si son dañosos para los hijos o gravemente perjudiciales para uno de los cónyuges. La denegación habrá de hacerse mediante resolución motivada y, en este caso, los cónyuges deben someter a la consideración del Juez nueva propuesta para su aprobación, si procede. Desde la aprobación judicial, podrán hacerse efectivos por la vía de apremio.

Las medidas que el Juez adopte en defecto de acuerdo o las convenidas por los cónyuges, podrán ser modificadas judicialmente o por nuevo convenio cuando se alteren sustancialmente las circunstancias.

El Juez podrá establecer las garantías reales o personales que requiera el cumplimiento del convenio.

Artículo 91.

En las sentencias de nulidad, separación o divorcio, o en ejecución de las mismas, el Juez, en defecto de acuerdo de los cónyuges o en caso de no aprobación del mismo, determinará conforme a lo establecido en los artículos siguientes las medidas que hayan de sustituir a las va adoptadas con anterioridad en relación con los hijos, la vivienda familiar, las cargas del matrimonio, liquidación del régimen económico y las cautelas o garantías respectivas, estableciendo las que procedan si para alguno de estos conceptos no se hubiera adoptado ninguna. Estas medidas podrán ser modificadas cuando se alteren sustancialmente las circunstancias.

Artículo 92.

La separación, la nulidad y el divorcio no eximen a los padres de sus obligaciones para con los hijos.

Las medidas judiciales sobre el cuidado y educación de los hijos serán adoptadas en beneficio de ellos, tras oírles si tuvieran suficiente juicio y siempre a los mayores de doce años.

En la sentencia se acordará la privación de la patria potestad cuando en el proceso se revele causa para ello.

Podrá también acordarse, cuando así convenga a los hijos, que la patria potestad sea ejercida total o parcialmente por uno de los cónyuges o que el cuidado de ellos corresponda a uno u otro, procurando no separar a los hermanos.

El Juez de oficio o a petición de los interesados, podrá recabar el dictamen de especialistas.

Artículo 93.

El Juez, en todo caso, determinará la contribución de cada progenitor para satisfacer los alimentos y adoptará las medidas convenientes para asegurar la efectividad y acomodación de las prestaciones a las circunstancias económicas y necesidades de los hijos en cada momento.

Si convivieran en el domicilio familiar hijos mayores de edad o emancipados que carecieran de ingresos propios, el Juez, en la misma resolución, fijará los alimentos que sean debidos conforme a los artículos 142 y siguientes de este Código.

Artículo 94.

El progenitor que no tenga consigo a los hijos menores incapacitados gozará del derecho de visitarlos, comunicar con ellos y tenerlos en su compañía. El Juez determinará el tiempo, modo y lugar del ejercicio de este derecho, que podrá limitar o suspender si se dieren graves circunstancias que así lo aconsejen o se incumplieren grave o reiteradamente los deberes impuestos por la resolución judicial.

Artículo 95.

La sentencia firme producirá, respecto de los bienes de matrimonio, la disolución del régimen económico matrimonial. Si la sentencia de nulidad declara la mala fe de uno solo de los cónyuges, el que hubiere obrado de buena fe podrá optar por aplicar en la liquidación del régimen económico matrimonial las disposiciones relativas al régimen de participación y el de mala fe no tendrá derecho a participar en las ganancias obtenidas por su consorte.

Artículo 96.

En defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado por el Juez el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario en ella corresponden a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden.

Cuando algunos de los hijos queden en la compañía de uno y lo restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente.

No habiendo hijos, podrá acordarse que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular, siempre que, atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección.

Para disponer de la vivienda y bienes indicados cuyo uso corresponda al cónyuge no titular se requerirá el consentimiento de ambas partes o, en su caso, autorización judicial.

Artículo 97.

El cónyuge al que la separación o divorcio produzca desequilibrio económico en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior en el matrimonio, tiene derecho a una pensión que se fijará en la resolución judicial, teniendo en cuenta, entre otras, las siguientes circunstancias:

  1. Los acuerdos a que hubieren llegado los cónyuges.
  2. La edad y estado de salud.
  3. La cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo.
  4. La dedicación pasada y futura a la familia.
  5. La colaboración con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge.
  6. La duración del matrimonio y de la convivencia conyugal.
  7. La pérdida eventual de un derecho de pensión.
  8. El caudal y medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge.

En la resolución judicial se fijarán las bases para actualizar la pensión y las garantías para su efectividad.

Artículo 98.

El cónyuge de buena fe cuyo matrimonio haya sido declarado nulo tendrá derecho a una indemnización si ha existido convivencia conyugal, atendidas las circunstancias previstas en el artículo 97.

Artículo 99.

En cualquier momento podrá convenirse la sustitución de la pensión fijada judicialmente conforme al artículo 97 por la constitución de una renta vitalicia, el usufructo de determinados bienes o entrega de un capital en bienes o en dinero.

Artículo 100.

Fijada la pensión y las bases de su actualización en la sentencia de separación o de divorcio, sólo podrá ser modificada por alteraciones sustanciales en la fortuna de uno u otro cónyuges.

Artículo 101.

El derecho a la pensión se extingue por el cese de la causa que lo motivó, por contraer el acreedor nuevo matrimonio o por vivir maritalmente con otra persona.

El derecho a la pensión no se extingue por el solo hecho de la muerte del deudor. No obstante, los herederos de éste podrán solicitar del Juez la reducción o supresión de aquélla, si el caudal hereditario no pudiera satisfacer las necesidades de la deuda o afectara a sus derechos en la legítima.

Capítulo X. De las medidas provisionales por demanda de nulidad, separación y divorcio.

Artículo 102.

Admitida la demanda de nulidad, separación o divorcio, se producen, por ministerio de la Ley, los efectos siguientes:

  1. Los cónyuges podrán vivir separados y cesa la presunción convivencia conyugal.
  2. Quedan revocados los consentimientos y poderes que cualquiera de los cónyuges hubiera otorgado al otro.

Asimismo, salvo pacto en contrario, cesa la posibilidad de vincular los bienes privativos del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica.

A estos efectos, cualquiera de las partes podrá instar la oportuna anotación en el Registro Civil, y en su caso, en los de la Propiedad y Mercantil.

Artículo 103.

Admitida la demanda, el Juez, a falta de acuerdo de cónyuges aprobado judicialmente, adoptará, con audiencia de estos las medidas siguientes:

  1. Determinar, en interés de los hijos, con cuál de los cónyuges han de quedar los sujetos a la patria potestad de ambos y tomar las disposiciones apropiadas de acuerdo con lo establecido en este Código y en particular la forma en que el cónyuge apartado de los hijos podrá cumplir el deber de velar por éstos y el tiempo, modo y lugar en que podrá comunicar con ellos y tenerlos en su compañía. Excepcionalmente, los hijos podrán ser encomendados a otra persona y, de no haberla, a una institución idónea, confiriéndoles las funciones tutelares que ejercerán bajo la autoridad del Juez.
  2. Determinar, teniendo en cuenta el interés familiar más necesitado de protección, cuál de los cónyuges ha de continuar en el uso de la vivienda familiar y asimismo, previo inventario, los bienes y objetos del ajuar que continuarán en ésta y los que se ha de llevar el otro cónyuge, así como también las medidas cautelares convenientes para conservar el derecho de cada uno.
  3. Fijar la contribución de cada cónyuge a las cargas del matrimonio, incluidas, si procede, las litis expensas, establecer las bases para la actualización de cantidades y disponer las garantías, depósitos, retenciones u otras medidas cautelares convenientes, a fin de asegurar la efectividad de lo que por estos conceptos un cónyuge haya de abonar al otro.

    Se considerará contribución a dichas cargas el trabajo que uno de los cónyuges dedicara a la atención de los hijos comunes sujetos a patria potestad.

  4. Señalar, atendidas las circunstancias, los bienes gananciales que, previo inventario, se hayan de entregar a uno u otro cónyuge y las reglas que deban observar en la administración y disposición, así como en la obligatoria rendición de cuentas sobre los bienes comunes o parte de ellos que reciban y los que adquieran en lo sucesivo.
  5. Determinar, en su caso, el régimen de administración y disposición de aquellos bienes privativos que por capitulaciones o escritura pública estuvieran especialmente afectados a las cargas del matrimonio.

Artículo 104.

El cónyuge que se proponga demandar la nulidad, separación o divorcio de su matrimonio puede solicitar los efectos y medidas a que se refieren los dos artículos anteriores.

Estos efectos y medidas sólo subsistirán si, dentro de los treinta días siguientes a contar de que fueron inicialmente adoptados, se presenta la demanda ante el Juez o Tribunal competente.

Artículo 105.

No incumple el deber de convivencia el cónyuge que sale del domicilio conyugal por una causa razonable y en el plazo de treinta días presenta la demanda o solicitud a que se refieren los artículos anteriores.

Artículo 106.

Los efectos y medidas previstos en este capítulo terminan, en todo caso, cuando sean sustituidos por los de la sentencia estimatoria o se ponga fin al procedimiento de otro modo. La revocación de consentimientos y poderes se entiende definitiva.

Capítulo XI. Normas de Derecho Internacional Privado.

Artículo 107.

La separación y el divorcio se regirán por la ley nacional común de los cónyuges en el momento de la presentación de la demanda; a falta de nacionalidad común, por la ley de la residencia habitual del matrimonio y, si los esposos tuvieran su residencia habitual en diferentes Estados, por la ley española, siempre que los Tribunales españoles resulten competentes.

Las sentencias de separación y divorcio dictadas por Tribunales extranjeros producirán efectos en el ordenamiento español desde la fecha de su reconocimiento conforme a lo dispuesto en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Artículo Segundo.

Los artículos del Código Civil que a continuación se indican quedan modificados en la forma que se expresa:

  • Artículo 176. Suprimido
  • Artículo 195. Queda suprimido el párrafo último.
  • Artículo 855. La causa primera queda redactada así:

    1. Haber incumplido grave o reiteradamente los deberes conyugales.

  • Artículo 919. Queda redactado así:

    el cómputo de que trata el artículo anterior rige en todas las materias.

DISPOSICIÓN TRANSITORIA PRIMERA.

Los divorciados por sentencia firme al amparo de la Ley de Divorcio de 2 de marzo de 1932 podrán contraer nuevo matrimonio, salvo si la sentencia fue anulada judicialmente.

DISPOSICIÓN TRANSITORIA SEGUNDA.

Los hechos que hubieren tenido lugar o las situaciones creadas con anterioridad a la entrada en vigor de la presente Ley producirán los efectos que les reconocen los capítulos VI, VII y VIII del Título IV del libro I del Código Civil serán computables los periodos de tiempo transcurridos a efectos de demandar la separación o el divorcio conforme a lo establecido en el mismo.

DISPOSICIONES ADICIONALES.

En tanto no se modifique la Ley de Enjuiciamiento Civil se observarán las siguientes normas procesales:

Con carácter provisional en tanto se de una regulación definitiva en la correspondiente legislación, en materia de pensiones y seguridad social, regirán las siguientes normas:

  1. A las prestaciones de la Seguridad Social, sin perjuicio de los que se establece en materia de pensiones en esta disposición adicional, tendrán derecho el cónyuge y los descendientes que hubieran sido beneficiarios por razón de matrimonio o filiación, con independencia de que sobrevenga separación judicial o divorcio.
  2. Quienes no hubieran podido contraer matrimonio, por impedírselo la legislación vigente hasta la fecha, pero hubieran vivido como tal , acaecido el fallecimiento de uno de ellos con anterioridad a la vigencia de esta Ley, el otro tendrá derecho a los beneficios a que se hace referencia en el apartado primero de esta disposición y a la pensión correspondiente conforme a los que se establece en el apartado siguiente.
  3. El derecho a la pensión de viudedad y demás derechos pasivos a prestaciones por razones de fallecimiento corresponderá a quien sea o haya sido cónyuge legítimo y en cuantía proporcional al tiempo vivido con el cónyuge fallecido, con independencia de las causas que hubieran determinado la separación o divorcio.
  4. Los que se encuentren en situación legal de separación tendrán los mismos derechos pasivos respecto de sus ascendientes o descendientes que los que les corresponderían de estar disuelto su matrimonio.

DISPOSICIÓN FINAL.

Una vez creados los Juzgados de Familia, asumirán las funciones atribuidas en la presente Ley a los de Primera Instancia.

DISPOSICIÓN DEROGATORIA.

Queda derogada la Ley 78/1980, de 26 de diciembre , por la que se determina el procedimiento a seguir en las causas de separación matrimonial.

 

Por tanto, mando a todos los españoles, particulares y autoridades que guarden y hagan guardar esta Ley.

Palacio de la Zarzuela, Madrid a 7 de julio de 1981.

- Juan Carlos R. -

 

El Presidente del Gobierno,
Leopoldo Calvo-Sotelo y Bustelo.

TEXTO SACADO DE noticias juridicas

 

CÓMO AYUDAR A LOS NIÑOS A ENFRENTAR
EL DIVORCIO DE SUS PADRES
¿Es común el divorcio?
Lamentablemente, el divorcio es común. Cada año, más de un millón de niños que viven en los Estados Unidos
enfrentan el divorcio de sus padres. Además, aproximadamente 40% de los niños de los Estados Unidos vivirá con un
padre divorciado antes de cumplir los 16 años. Aunque el divorcio es una preocupación a escala mundial, la tasa de
divorcios en los Estados Unidos supera la de casi todos los demás países del mundo. Por otra parte, si bien niños de
todas las edades enfrentan el divorcio de sus padres, éste con más frecuencia afecta a niños pequeños, toda vez que las
parejas tienden a divorciarse tras pocos años de casados.
Mitos sobre el divorcio:
El divorcio siempre perjudica a los niños.
Aunque es cierto que casi todos los niños se sienten tristes, confundidos o enfadados por el divorcio de sus padres, la
mayoría se acostumbra al divorcio y no sufre problemas duraderos. Sin embargo, a algunos niños les resulta más difícil
adaptarse a la nueva situación. Aproximadamente uno de cada cuatro niños experimenta problemas serios, como
problemas emocionales o de comportamiento, dificultades en la escuela o con los amigos, o consumo de alcohol o
drogas.
Los niños nunca se acostumbran al divorcio.
Con frecuencia las familias requieren unos dos años para acostumbrarse al divorcio. Después de ese período de
transición, a la mayoría de los niños les va bien y aproximadamente la mitad de las madres dicen que se sienten más
cercanas a sus hijos que antes del divorcio. Sin embargo, es importante que los padres sepan que algunos niños
continúan experimentando problemas mucho tiempo después del divorcio cuando son adolescentes y adultos.
No hay nada que los padres puedan hacer para ayudar a sus hijos a acostumbrarse al divorcio.
Aunque los padres no pueden controlar muchas de las cosas que suceden durante el divorcio, hay muchas cosas que los
padres pueden hacer para ayudar a sus hijos durante el período de transición.
¿Qué podemos hacer los padres?
Pase con sus hijos más “tiempo de calidad”, es decir, más tiempo compartiendo con ellos directamente. Busque
tiempo para hacer juntos cosas que ambos disfruten, incluso si sólo son unos pocos minutos.
Escuche a sus hijos. Permítales expresar sus sentimientos sobre el divorcio y hable abiertamente con ellos sobre las
preguntas y preocupaciones que tengan.
Infúndales confianza a sus hijos. Dígales que el divorcio no fue culpa de ellos, que no es responsabilidad de ellos
“arreglar” las cosas, y que usted siempre estará allí para que ellos cuenten con usted.
Bríndeles organización y disciplina. Todos los niños deben saber cuál comportamiento es apropiado y cuál no.
Establezca reglas claras y póngalas en práctica constantemente. Aunque a los padres les resulta particularmente
difícil mantener la constancia durante períodos de mucha tensión, es precisamente en estos períodos cuando los
niños necesitan más organización.
Respalde la relación de sus hijos con su ex cónyuge. En casi todos los casos es mejor que los niños mantengan una
relación estrecha con sus dos padres.
Maneje las cosas directamente con su ex cónyuge. Establezca una comunicación directa con su ex cónyuge sobre
las visitas y la manutención de los hijos, los asuntos legales y cualquier otra cuestión. No utilice a su hijo como
mensajero ni intermediario.
Cuídese. La única manera de ayudar a su hijo durante este período es asegurándose de que usted dispone de todo el
apoyo que usted necesita. Pídales apoyo a sus amigos y a su familia. Recuerde tomar cierto tiempo para usted
mismo todos los días. Puede leer un libro, escuchar música, hablar con sus amigos, o simplemente pasar unos
minutos en silencio. Usted debe prestarse atención durante los momentos difíciles que pasará con el divorcio; eso
beneficiará a sus hijos.
¿Qué debemos evitar?
Evite discutir con su ex cónyuge frente a los niños.
Evite criticar o hablar mal de su ex cónyuge.
Evite preguntarles a sus hijos sobre su ex cónyuge, como pedirles detalles de su nueva relación amorosa.
Evite depender de su hijo para obtener apoyo o ayuda y manejar sus propios sentimientos sobre el divorcio.
¿Cuándo debo buscar ayuda profesional?
Es normal que por cierto tiempo los niños tengan reacciones negativas frente al divorcio. Si los problemas de su hijo
comienzan a interferir con su desempeño escolar o sus relaciones con sus amigos o su familia, entonces es posible que
usted desee buscar ayuda profesional. Como el divorcio es un período de transición importante para todos, muchos
padres señalan que los programas para padres, los grupos de apoyo o la asesoría pueden ser de gran utilidad.
Escrito y producido por Spring Dawson-McClure, M.A.; Laurie Miller Brotman, Ph.D.; Familia Corzine,
profesores asociados de Psiquiatría infantil y del adolescente y el personal del Centro de Estudios sobre la
Infancia de la Universidad de Nueva York.
SOBRE EL CENTRO DE ESTUDIOS SOBRE LA INFANCIA DE LA UNIVERSIDAD DE NUEVA YORK
El Centro de Estudios sobre la Infancia de la Universidad de Nueva York (NYU Child Study Center) está dedicado a la
investigación, prevención y tratamiento de problemas de salud mental en niños y adolescentes. El Centro ofrece
evaluación y tratamiento para niños y adolescentes con problemas mentales, incluyendo ansiedad, depresión,
dificultades de aprendizaje o de atención, así como síntomas relacionados con traumas y estrés.
Si usted o su hijo necesitan ayuda, puede contactar a asesores profesionales las 24 horas del día, los 7 días de la
semana, a través de la línea LIFENET (1-800-543-3638). La ayuda está disponible en varios idiomas: español: 1-877-
298-3373; chino: 1-877-990-8585. Si desea comunicarse en otro idioma, pida un traductor.
Si desea más información, así como pautas y consejos prácticos sobre asuntos relacionados con la salud mental de los
niños y la crianza de niños, visite el sitio web del Centro de Estudios sobre la Infancia de la Universidad de Nueva
York, AboutOurKids.org.
Changing the Face of Child Mental Health
NYU Child Study Center
577 First Avenue
New York, NY 10016
The Parent Letter ha recibido el generoso aporte de los siguientes donantes:
Joseph Healy y Thomas Walker
Los Ninos y el Divorcio No. 1

 
No. 1 (Revisado 7/04)

Hoy en día de cada dos matrimonies uno termina en divorcio y muchas de las parejas divorciadas tienen niños. Los padres que se están divorciando a menudo se preocupan acerca del efecto que el divorcio tendrá en sus hijos. Durante este período difícil, los padres puede que se preocupen por sus propios problemas, pero continúan siendo las personas más importantes en la vida de sus hijos.

Mientras los padres bien pueden sentirse o desconsolados o contentos por su divorcio, invariablemente los niños se sienten asustados y confundidos por la amenaza a su seguridad personal. Algunos padres se sienten tan heridos o abrumados por el divorcio que buscan la ayuda y el consuelo de sus hijos. El divorcio puede ser malinterpretado por los niños a no ser que los padres les digan lo que les está pasando, cómo les afecta a ellos y cuál será su suerte.

Los niños con frecuencia creen que son la causa del conflicto entre su padre y su madre. Muchos niños asumen la responsabilidad de reconciliar a sus padres y algunas veces se sacrifican a sí mismos en el proceso. En la pérdida traumática de uno o de ambos padres debido al divorcio, los niños pueden volverse vulnerables tanto a enfermedades físicas como mentales. Con mucho cuidado y atención, sin embargo, una familia puede hacer uso de su fortaleza o de sus factores positivos durante el divorcio, ayudando así a los niños a tratar de manera constructiva con la solución al conflicto de sus padres.

El hablarle a los niños acerca del divorcio es difícil. Los siguientes consejos puden ayudar a los niños y a los padres con el reto y el estrés sobre estas conversaciones:
 
  • no lo mantenga en secreto o espere hasta el último momento
  • infórmeselo a su niño junto con cónyuge
  • mantenga las cosas de manera simple y directa
  • dígale que el divorcio no es culpa de él/ella
  • admita que ello será penoso y desconcertante para todos
  • asegúrele a su niño que los dos todavía lo quieren y que siempre serán sus padres
  • no discuta con el niño las faltas y problemas de cada uno de ustedes
Los padres deben percatarse de las señales de estrés persistentes en su hijo o en sus hijos. Los niños pequeños pueden reaccionar al divorcio poniéndose más agresivos, rehusándose a cooperar o retrayéndose en sí mismos. Los niños mayores pueden sentir mucha tristeza o experimentar un sentimiento de pérdida. Los problemas de comportamiento son muy comunes entre estos niños y su trabajo en la escuela puede afectarse negativamente. Ya sea como adolescentes o como adultos, los hijos de parejas divorciadas a menudo tienen problemas en sus relaciones y con su autoestima.

Los niños tendrán menos problemas si saben que su mamá y su papá continuarán actuando como padres y que ellos los seguirán ayudando aún cuando el matrimonio se termine y el padre y la madre no vivan juntos. Las disputas prolongadas acerca de la custodia de los hijos o la coerción a los niños para que se pongan de parte del papá o de la mamá les pueden hacer mucho daño a los hijos y pueden acrecentar el daño que les hace el divorcio. Las investigaciones demuestran que los niños se desarrollan mejor cuando los padres tienen la capacidad de cooperar para su bienestar.

La obligación continuada de los padres por lograr el bienestar de los hijos es vital. Si el niño muestra indicios de estrés, los padres deben consultar con su médico de familia o con su pediatra para que los refiera a un siquiatra de niños y adolescentes para que le haga una evaluación y les dé tratamiento. Además, el siquiatra de niños y adolescentes puede reunirse con los padres para ayudarles a que aprendan qué hacer para que el estrés del divorcio sea más fácil para toda la familia. La sicoterapia para los niños de una pareja divorciada y para los padres divorciados puede ser de gran beneficio.

Para información adicional puede ver: Información para la Familia:
#8 Los Niños y la Pena por la Muerte de un Ser Querido,
#34 Niños con Problemas al Dormir,
#4 El Niño Deprimido,
#27 Los Problemas Familiares Causados por un Segundo Matrimonio,
#52 Evaluación Siquiátrica Integral o Comprensiva.
Vea también:
Your Child (1998 Harper Collins)/Your Adolescent (1999 Harper Collins).
 

TEXTO SACADO DE http://www.aacap.org

Ley

De Wikipedia, la enciclopedia libre

 
El Código de Hammurabi es uno de los primeros conjuntos de leyes que se han encontrado y uno de los ejemplos mejor conservados de este tipo de documento de la antigua Mesopotamia.
El Código de Hammurabi es uno de los primeros conjuntos de leyes que se han encontrado y uno de los ejemplos mejor conservados de este tipo de documento de la antigua Mesopotamia.
Para otros usos de este término véase Ley (desambiguación).

La ley (del latín lex, legis) es una norma jurídica dictada por el legislador. Es decir, un precepto establecido por la autoridad competente, en que se manda o prohíbe algo en consonancia con la justicia, y para el bien de los gobernados.

Según el jurista panameño César Quintero, en su libro Derecho Constitucional, la ley es una "norma dictada por una autoridad pública que a todos ordena, prohíbe o permite, y a la cual todos deben obediencia." Por otro lado, el jurista chileno-venezolano Andrés Bello definió a la ley, en el artículo 1º del Código Civil de Chile, como "Una declaración de la voluntad soberana, que manifestada en la forma prescrita por la Constitución, manda, prohíbe o permite".

Las leyes son delimitadoras del libre albedrío de las personas dentro de la sociedad. Se puede decir que la ley es el control externo que existe para la conducta humana, en pocas palabras, las normas que rigen nuestra conducta social. Constituye una de las fuentes del Derecho, actualmente considerada como la principal, que para ser expedida, requiere de autoridad competente, o sea, el órgano legislativo.

Tabla de contenidos

[ocultar]

Características [editar]

  • Generalidad: La ley comprende a todos aquellos que se encuentran en las condiciones previstas por ella, sin excepciones de ninguna clase.
  • Obligatoriedad: Tiene carácter imperativo-atributivo, es decir, que por una parte establece obligaciones o deberes jurídicos y por la otra otorga derechos. Esto significa que siempre hay una voluntad que manda, que somete, y otra que obedece. La ley impone sus mandatos, incluso en contra de la voluntad de sus destinatarios. Su incumplimiento da lugar a una sanción, a un castigo impuesto por ella misma.
  • Permanencia: Se dictan con carácter indefinido, permanente, para un número indeterminado de casos y de hechos, y sólo dejará de tener vigencia mediante su abrogación, subrogación y derogación por leyes posteriores.
  • Abstracta e impersonal: Las leyes no se emiten para regular o resolver casos individuales, ni para personas o grupos determinados, su impersonalidad y abstracción las conducen a la generalidad. Y,
  • Se reputa conocida: Nadie puede invocar su desconocimiento o ignorancia para dejar de cumplirla.

Ley natural [editar]

Artículo principal: Ley natural

La ley natural es un orden normativo armónico (o sistemático) y unas relaciones de interdependencia de él derivadas, a los que todos los seres creados visibles están ligados por el mero hecho de existir. Dentro de este encontramos las nociones de orden, interrelación y armonía.

Ley positiva [editar]

En Derecho el origen de la definición de la ley se debe a Tomás de Aquino en su Summa Theologica al concebirla como "La ordenación de la razón dirigida al bien común dictada por el que tiene a su cargo el cuidado de la comunidad y solemnemente promulgada".

Más modernamente, se denomina ley a la norma de mayor rango tras la Constitución que emana de quien ostenta el poder legislativo. Mientras no está aprobada es un proyecto de ley.

Algunos tipos de leyes son:

  1. Ley fundamental es la que establece principios por los que deberá regirse la legislación de un país; suele denominarse Constitución. La Constitución es la norma suprema del ordenamiento jurídico, ya que está por encima de cualquier ley
  2. Ley orgánica cuando nace como consecuencia de un mandato constitucional para la regulación de una materia específica.
  3. Ley ordinaria, entre las que se incluye la ley de presupuestos.

Un ejemplo de ley es la ley de enjuiciamiento, es decir, los códigos que regulan la actuación procesal de los litigantes, jueces y tribunales.

Legislación delegada [editar]

Son normas jurídicas con rango legal aprobadas por el Gobierno. No son propiamente leyes, aunque tienen todos los efectos de éstas, ya que tienen valor, rango y fuerza de ley. Entre ellas encontramos al:

Véase también [editar]

 

Para solucionar los problemas entre vecinos nada mejor que conocer los derechos y obligaciones que nos asisten

Vecinos conflictivos o morosos, obras molestas, riñas, uso inapropiado de las instalaciones, acuerdos que no cumplen la mayoría requerida... ¿Quién no se ha visto alguna vez involucrado en una disputa de vecinos? Para dilucidar éstos y otros problemas, las comunidades de vecinos han de seguir unas normas que deben cumplir todos los inquilinos del inmueble. La Ley de Propiedad Horizontal, vigente desde 1960 y reformada en su práctica totalidad mediante la Ley 8/1999, regula las relaciones entre propietarios de pisos o locales y recoge también sus derechos y obligaciones. Esta ley tiende a atribuir al titular de la propiedad las máximas posibilidades de disfrute, pero con el límite en los derechos de los demás propietarios y el interés general de la propiedad. De este modo, la ley ampara al propietario en lo referente a su propio espacio y defiende la copropiedad con los demás dueños de pisos o locales de los restantes elementos, pertenencias o servicios comunes. Así, se regulan aspectos como la morosidad en el pago de las cuotas de algún vecino, las mayorías necesarias para tomar determinados acuerdos o qué hacer ante actividades molestas de algún vecino.

Todos podemos ser presidente de la comunidad de vecinos

Las comunidades de vecinos han de tener un presidente. Entre sus funciones principales se encuentran la de representar legalmente a la comunidad en asuntos que la afecten, canalizar quejas y sugerencias de los vecinos, convocar y presidir las juntas, y ejercitar las acciones judiciales acordadas por la comunidad. La ley también contempla la posibilidad de la figura del vicepresidente, que sustituye al presidente si está ausente, la de un secretario y la de un administrador, tarea de la que se encarga generalmente un administrador de fincas colegiado.

Cualquier propietario de un inmueble de vecinos puede ser presidente de la comunidad. Se elige por votación, de forma rotativa o por sorteo. El nombramiento es por un año, salvo que los estatutos dispongan otra cosa o los vecinos no aprueben su gestión, en cuyo caso pueden proponer su cese antes del plazo.

El presidente elegido tiene la obligación de ejercer su cargo, a no ser que alegue una causa que se lo impida. Para dejar el cargo tiene que presentar sus impedimentos ante el juez, que estimará si las razones alegadas son suficientes. No obstante, si la persona afectada expone razonadamente a los otros propietarios las causas que le impiden desempeñar el cargo, no será necesario acudir al auxilio judicial.

Cuándo impugnar un acuerdo de la Junta de Propietarios

Sólo se puede impugnar un acuerdo de la Junta de Propietarios ante los Tribunales:

  • Si son contrarios a la ley o a los estatutos de la comunidad de propietarios.
  • Si resultan lesivos para los intereses de la comunidad en beneficio de uno o varios propietarios.
  • Si suponen un grave perjuicio para algún propietario que no tenga obligación jurídica de soportarlo o se hayan adoptado con abuso de derecho.

Pero, además, hay que estar legitimado para impugnar el acuerdo. Podrán hacerlo:

  • Los propietarios que hayan votado en la junta y los vecinos ausentes que comuniquen en el plazo de 30 días su discrepancia.
  • Los que estén al corriente en el pago de todas las deudas vencidas con la comunidad. Si ese no es el caso, hay que depositar judicialmente las cantidades correspondientes a dichas deudas.

TEXTO SACADO DE:

http://revista.consumer.es/web/es/20020401/actualidad/informe1/40220.php

 

CONSEJOS PARA GESTIONAR LOS IMPAGADOS

 

1-  Casi todos los impagados se pueden recuperar

El 99% de los impagados se pueden llegar a cobrar utilizando las técnicas adecuadas. Uno los diversos ejemplos de alternativas de cobro es trocear la deuda en diferentes plazos, ya que todos los deudores tienen algún ingreso, y por pequeño que éste sea, se puede fraccionar el cobro de la deuda en pequeños importes, diluyendo la deuda en el tiempo llegar a su total cancelación.

2 - Los morosos escogen a quien le deben dinero
Los morosos saben escoger muy bien a quien le pueden dejar a deber dinero, como buenos depredadores seleccionan a sus víctimas entre las empresas más débiles, tolerantes y desorganizadas. En cambio respetan a las empresas fuertes, bien gestionadas y que no toleran los incumplimientos de pago.

El moroso no suele ser ningún idiota y sabe perfectamente a quien puede torear y aprovecha la debilidad del acreedor para tomarle el pelo.

3 - Los morosos tienen sus propias prioridades de pagos
Los morosos no tienen por que ser todos unos malos empresarios, puesto que la mayoría de ellos planifican cuidadosamente sus actuaciones y establecen un orden determinado de pagos según sus propias prioridades. En algunos casos pagan solamente las deudas más gravosas o aquellas que han garantizado por medio de avales o u otras garantías, en otros suelen pagar primero a los acreedores importantes dejando a deber a los más pequeños. Hay morosos que sólo pagan a aquellos acreedores más agresivos o más poderosos, y otros pagan en función de sus necesidades de suministro, es decir pagan las facturas atrasadas a los proveedores a los que van a cursar un nuevo pedido la próxima semana.

4 - Los morosos suelen dejar de pagar a los acreedores más lejanos geográficamente.
Cuanta mayor es la distancia que separa al deudor del acreedor, más probable es que exista un problema de morosidad. Los morosos saben que a mayor distancia, es más fácil eludir el pago y saben sacar partido de esta circunstancia. Un moroso profesional se guardará muy bien de deber dinero a un acreedor que se encuentra en la misma calle, pero dejará de pagar al que se halla a dos mil kilómetros.

5- Hay regiones con más morosidad y dónde la gente paga peor que en otras
En ciertas áreas geográficas existe mucha más morosidad que en otras, y en algunas regiones se concentran los malos pagadores. En cambio en otras zonas existen pocos morosos y los deudores suelen pagar ante la primera reclamación del acreedor.

6- El moroso siempre intenta ganar tiempo
El moroso pretende que vaya pasando el tiempo ya que sabe que éste es su mejor aliado. El moroso conoce el refrán de que "deuda vieja es deuda muerta", y juega a dejar transcurrir el tiempo puesto que es consciente de que los acreedores se suelen olvidar de las deudas antiguas ya que dan prioridad a la reclamación de los impagados recientes. El moroso experimentado sabe que los débitos con antigüedades superiores al año acostumbran a ser contabilizados como créditos fallidos por el acreedor y que pasan definitivamente -lo que implica el fin de las gestiones de recobro- al archivo de incobrables.  

7- Todos los morosos dicen que van a pagar pero no concretan cuando
De forma ritual todos los morosos prometen al acreedor que van a pagar la deuda -pero por supuesto no dicen cuando- y además presumen de su honorabilidad en el campo de los negocios y de su ética personal.

Una pauta para medir la moralidad del deudor es que cuanto más se vanagloria el moroso de su integridad, ésta en realidad resulta ser más irrisoria.

Por lo general el moroso siempre asegura que va a cumplir, pero sus promesas siempre son ambiguas y nunca aporta algún dato concreto respecto a la liquidación de la deuda.

8- La morosidad no afecta por igual a todas las empresas
La morosidad nunca afecta por igual a las empresas, aunque sean del mismo sector, puesto que hay ciertos factores clave como el tamaño de la empresa -cuanto más pequeña más sufre los problemas de morosidad- o el margen bruto que obtiene con la venta de sus productos que determinan el impacto de la morosidad en cada empresa. Para una empresa con márgenes reducidos, un solo impagado puede significar la pérdida del beneficio acumulado de muchas ventas.

9- Los peores morosos son los amigos
El peor moroso es aquel que había sido amigo o mantenía una relación de confianza con el acreedor, ya en estos casos es siempre más difícil conseguir recuperar la deuda. El grado de dificultad en cobrar la deuda es directamente proporcional al grado de confianza que existía con el acreedor.

10- El mejor método para cobrar de los morosos es la negociación directa y la búsqueda de una solución pragmática
La negociación es la mejor vía para conseguir el cobro de los morosos, para ello el acreedor debe anteponer sus intereses -recuperar su dinero- a sus posiciones -tiene la razón y el derecho de su parte- y a sus emociones -la lógica indignación y enfado por no haber cobrado-

Por este motivo es necesario encontrar una solución realista que el moroso pueda cumplir y llevarla a la práctica, aunque esto signifique hacer ciertas concesiones al deudor y transigir en algunos aspectos.

11- Las mejores armas contra los morosos son la perseverancia, la constancia en la reclamación y la insistencia.
De todos los policías de ficción, el mejor gestor de morosos no sería Harry el Sucio -Clint Eastwood- utilizando sus métodos habituales es decir el acoso personal, la intimidación y la violencia. El mejor cobrador de morosos sería el Teniente Colombo -Peter Falk- que usando su insistencia, paciencia, tenacidad, astucia y perseverancia conseguiría hacer pagar al peor de los morosos.

Autor del texto:

http://www.morosologia.com/html/metodologia/default.htm

 

Entre los muchos protocolos que se inician tras un siniestro con víctimas, sean o no mortales, uno de los más problemáticos es el referente al cobro de la indemnización. Lógicamente no será igual la compensación a una esposa y a unos hijos que pierden a su marido y padre, respectivamente, que la que recibirá alguien que pasa tres días ingresado con heridas leves que curan sin dejar secuelas. Las indemnizaciones se establecen a través de un Baremo incluido en la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro de Circulación de Vehículos a Motor que trata de compensar la pérdida temporal o total de la salud o el fallecimiento de una persona. La ley establece que las indemnizaciones deben renovarse anualmente y que en el caso de que no se haga por disposición legislativa, se adaptarán automáticamente al aumento del índice general de precios al consumo (IPC) durante el año anterior. Así pues, en teoría el cobro de las indemnizaciones no debiera resultar problemático.

No obstante, la realidad es bien distinta. Primero, porque los partes de accidente no siempre son amistosos, es decir, no siempre hay acuerdo sobre quién es el culpable del siniestro. Y segundo, porque cuando les corresponde abonar una indemnización, las compañías de seguros tratarán de que ésta sea lo menos onerosa posible, aunque siempre dentro de lo estipulado en el Baremo. No es de extrañar, pues, que muchos casos acaben en los tribunales y que a menudo el cobro de la indemnización se demore durante años. Según la Asociación de Afectados por Accidentes de Tráfico (APAT), una víctima o sus familiares deben esperar una media de dos años para cobrar una indemnización. Si el caso llega hasta el Tribunal Supremo, la espera puede alcanzar los 7-8 años.

¿Qué daños son indemnizables?

Los daños que se pueden indemnizar son el fallecimiento, las lesiones permanentes, invalidantes o no, y las incapacidades temporales. Además de las indemnizaciones correspondientes, se abonarán también los gastos de asistencia medica y hospitalaria y, en su caso, los gastos de entierro y funeral. Y en cualquier momento los tribunales pueden sustituir total o parcialmente la indemnización por una renta vitalicia. En caso de muerte, el Baremo se cuestiona quiénes son los deudos de la víctima, quiénes tienen derecho a ser indemnizados por el dolor de su pérdida y las causas económicas que provoque el suceso. Por eso, se define si la víctima tiene cónyuge, hijos mayores o menores, hermanos o padres a su cargo, etc. De las circunstancias familiares va a surgir ya una indemnización. Pero ésta se corrige, al alza o a la baja, por varios factores. El primero de ellos, y fundamental, los ingresos de la víctima. Esto es, la indemnización varía según fuese la capacidad de la víctima de generar ingresos, que ahora cercena el fallecimiento.

Hay varios factores correctores del baremo de indemnizaciones en caso de muerte

Otros factores correctores son que la víctima sea un cónyuge separado con derecho a pensión, el fallecimiento de los padres en el accidente, que la víctima o el receptor de la indemnización sufriesen previamente algún tipo de discapacidad, la concurrencia de la propia víctima en el accidente (por ejemplo, que cruzase a pie una autopista), que haya hijos de cónyuge separado, que la víctima fuese hijo único o que fuese una embarazada y se perdiese el feto. Incluso la edad o la profesión de una persona pueden ser argumentos para aumentar o disminuir la indemnización. Por ejemplo, no recibe la misma cuantía una viuda de un fallecido de 30 años, que la viuda de un fallecido de 60. La primera recibe mayor dotación económica que la segunda. También en función de la profesión puede haber correcciones al alza o a la baja. Si una persona que trabaja de modelo sufre lesiones en el rostro podrá ver incrementada la indemnización frente a otra persona con una profesión en la que su aspecto físico no sea tan relevante.

Autor del texto:

http://revista.consumer.es/web/es/20040501/actualidad/informe1/

DAMOS SERVICIO EN TODA ESPAÑA Y EN ESPECIAL A LAS SIGUIENTES POBLACIONES: Albatera Alcoy/Alcoi Almoradí Altea Aspe Banyeres de Mariola Benejúzar Benidorm Benissa Bigastro Callosa de Segura Callosa d'En Sarrià Calpe/Calp Castalla Catral Cocentaina Cox Crevillent Dénia Dolores Elche/Elx Elda El Campello Guardamar del Segura Ibi Jávea/Xàbia Jijona/Xixona La Nucia L'Alfàs del Pi Monforte del Cid Monóvar/Monòver Muro de Alcoy Mutxamel Novelda Ondara Onil Orihuela Pedreguer Pego Petrer Pilar de la Horadada Pinoso Redován Rojales Santa Pola Sant Joan d'Alacant San Vicente del Raspeig/Sant Vicent del Raspeig Sax Teulada Torrevieja Villajoyosa/La Vila Joiosa Villena Agost Alcalalí Algorfa Algueña Beneixama Benferri Beniarbeig Beniarrés Benijófar Benitachell/El Poble Nou de Benitatxell Biar Busot Cañada Daya Nueva Els Poblets El Verger Finestrat Formentera del Segura Gata de Gorgos Granja de Rocamora Hondón de las Nieves Jacarilla Jalón/Xaló La Romana Los Montesinos Orba Polop Rafal Salinas San Fulgencio San Isidro San Miguel de Salinas Tibi Adsubia Agres Aigües Alcocer de Planes Alcoleja Alfafara Almudaina Balones Benasau Beniardá Benidoleig Benifallim Benifato Benigembla Benilloba Benillup Benimantell Benimarfull Benimassot Benimeli Bolulla Campo de Mirra/El Camp de Mirra Castell de Castells Confrides Daya Vieja El Ràfol d'Almúnia Facheca Famorca Gaianes Gorga Guadalest Hondón de los Frailes La Vall de Laguar La Vall d'Alcalà Llíber Lorcha/L'Orxa L'Alqueria d'Asnar Millena Murla Orxeta Parcent Penàguila Planes Quatretondeta Relleu Sagra Sanet y Negrals Sella Senija Tárbena Tollos Tormos Torremanzanas/La Torre de les Maçanes Vall de Ebo Vall de Gallinera
 
 

 

Principal ] Arriba ] Divorcio ]Principal ] Arriba ] Manual lavado ] Productos ] ENLACES MOTEROS ] Servicios ] Moto ocasión ] Coches ocasión ] Material ocasión ] Preguntas y resp... ] Promociones ] Inmobiliaria ] Se compran caravanas ] Empresas recomendadas ] Contacto ] el juego de la vida ]

 Para cualquier consulta o pregunta llame al nuestro responsable de Internet Jorge Mora al teléfono 617486537
Copyright © 2002 MOTOLAVADO.COM    

DAMOS SERVICIO A LAS SIGUIENTES POBLACIONES: Albatera Alcoy/Alcoi Almoradí Altea Aspe Banyeres de Mariola Benejúzar Benidorm Benissa Bigastro Callosa de Segura Callosa d'En Sarrià Calpe/Calp Castalla Catral Cocentaina Cox Crevillent Dénia Dolores Elche/Elx Elda El Campello Guardamar del Segura Ibi Jávea/Xàbia Jijona/Xixona La Nucia L'Alfàs del Pi Monforte del Cid Monóvar/Monòver Muro de Alcoy Mutxamel Novelda Ondara Onil Orihuela Pedreguer Pego Petrer Pilar de la Horadada Pinoso Redován Rojales Santa Pola Sant Joan d'Alacant San Vicente del Raspeig/Sant Vicent del Raspeig Sax Teulada Torrevieja Villajoyosa/La Vila Joiosa Villena Agost Alcalalí Algorfa Algueña Beneixama Benferri Beniarbeig Beniarrés Benijófar Benitachell/El Poble Nou de Benitatxell Biar Busot Cañada Daya Nueva Els Poblets El Verger Finestrat Formentera del Segura Gata de Gorgos Granja de Rocamora Hondón de las Nieves Jacarilla Jalón/Xaló La Romana Los Montesinos Orba Polop Rafal Salinas San Fulgencio San Isidro San Miguel de Salinas Tibi Adsubia Agres Aigües Alcocer de Planes Alcoleja Alfafara Almudaina Balones Benasau Beniardá Benidoleig Benifallim Benifato Benigembla Benilloba Benillup Benimantell Benimarfull Benimassot Benimeli Bolulla Campo de Mirra/El Camp de Mirra Castell de Castells Confrides Daya Vieja El Ràfol d'Almúnia Facheca Famorca Gaianes Gorga Guadalest Hondón de los Frailes La Vall de Laguar La Vall d'Alcalà Llíber Lorcha/L'Orxa L'Alqueria d'Asnar Millena Murla Orxeta Parcent Penàguila Planes Quatretondeta Relleu Sagra Sanet y Negrals Sella Senija Tárbena Tollos Tormos Torremanzanas/La Torre de les Maçanes Vall de Ebo Vall de GallineraServicio, fundas o accesorios Para  las siguientes marcas, alfa romeo, alpina, alpine audi , bentley, mercedes benz , bmw , chevrolet, chrysler citroen, corvette, dacia, daewoo, hummer , hyunday , innocenti , jaguar, jeep, lamborghini, land rover, lexus, mazda mclaren , mercedes benz , mini |mitsubishi, nissan , opel , peugeot , porsche , Renault, rolls royce, rover, saab, seat ,skoda, smart , volkswagen , volvo, Adiva Aiyumo, Aprillia, Azel, Benelli, Beta, Bimota, BMW Buell Cagiva, CPI, CSR, Daelim, Derbi, Ducati ,Gas, Gas ,Generis ,Gilera ,Guzzi , Harley Davidson Honda Husqvarna Hyosung i-Moto Italjet Kawasaki Keeway KTM Kymco Linhai Macbor, MTR, MV Agusta ,Peugeot, Piaggio, Rieju, Suzuki ,SYM, Triumph ,Vespa ,Yamaha